Latest Movie :

¿Debemos creer todo lo que se dice en la televisión?


La palabra televisión es un vocablo híbrido que significa “ver a distancia” (de la voz griega, tele, distancia, visión). La televisión se ha convertido en uno de los medios de comunicación más importantes, además de tener una influencia poderosa en las personas. Y hay que decirlo, no tanto por su aporte positivo.

Según las estadísticas, más del 92% de las familias en México cuentan con televisión en casa, incluso entre aquellas que se encuentran en estado de pobreza. Entre estas familias, más de 10 millones cuentan con televisión de paga, por lo que somos el primer país de América Latina en contratar televisión de paga.

Pero hay que reflexionar: ¿realmente podemos confiar en la veracidad de lo que se transmite a través de la televisión, y especialmente a través de los noticieros?¿Es la televisión una fuente de verdadero conocimiento?
Si bien es cierto que a través de la empresa televisiva se puede informar al televidente, también lo es que a través de ella se lucra, como en cualquier negocio, y en esto no hay nada negativo necesariamente. La iglesia dice al respecto: <<la sociedad tiene derecho a información fundada en la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad. La prensa tiene la obligación, en la difusión de la información, de servir a la verdad y no la de ofender a la caridad>> (cf. C.E.C. No. 2494-2497).

Lo negativo es que, cuando se olvida la finalidad integral de este importante medio de comunicación, y se privilegian intereses egoístas, se es capaz de tergiversar información y afectar a muchos. Esto sucede, por ejemplo, con la fuerte carga de antivalores que se transmite a través de telenovelas, series, caricaturas, películas, programas “familiares”… Lo anterior es un atentado contra la sociedad, ante el cual muchos permanecen mudos.

Hay quienes pasan hasta ocho horas diarias frente al televisor, lo que fomenta la inactividad, la vida sedentaria y, en buena medida, reduce la capacidad de crítica y objetividad ante los hechos y realidades de nuestro tiempo. El sector más vulnerable son los jóvenes y los niños. A los niños les detiene el rendimiento escolar y la capacidad de actividades cognoscitivas; a los jóvenes, por otro lado, se les crea el espíritu de rebeldía, así como la asimilación de modelos de vida y comportamientos insanos. Resulta muy peligroso formularse juicios sobre personas o situaciones, o adoptar algún determinado estilo de vida, sólo porque “lo vimos” u “oímos” en la televisión. Una buena parte de las personas se glorían de conocer la verdad sobre algún acontecimiento o algún personaje público sólo porque lo vieron en la televisión.

Es necesario que usemos nuestra capacidad crítica y examinar lo que se nos dice en la televisión, buscando siempre otras fuentes de información con las que podamos confrontar las ideas y llegar a conclusiones más sanas. Es importante que todos hagamos conciencia respecto a lo que conviene ver y lo que no vale la pena.

<<Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes les quieren engañar con teorías y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo.>> (Col 2, 8).


Compartir articulo :

Publicar un comentario

 
Soporte : OFS de Mexico | Diocesis de Celaya | Noticias del Vaticano
Copyright © 2011. Servidores de la Palabra - Todos los Derechos Reservados
Creado por OFS de Mexico Publicado por Sacerdotes Catolicos
Accionado por Blogger